Primer contacto. Parte 1

Cuando un curioso se acerca al Lago de Regatas 3 de Febrero – Parte 1

 

Cuan_MG_8681do un curioso se acerca al Lago 3 de Febrero, algún sábado a la tarde, puede observar en las aguas unos pequeños barquitos que navegan, sin nadie a bordo e impulsados vaya a saber porque rara energía.

Mira a la costa frente a los barquitos y ve a un grupo de personas de todas edades, desde jóvenes a jubilados, con unos apaARG77ratitos colgando del cuello, con botones y antenas, se rien, hacen chistes, se cargan los unos a los otros por alguna colisión de los barquitos o alguna maniobra desafortunada. Pero por sobre todo disfrutan del momento y esperan toda la semana a que llegue el sábado.

Entonces el curioso se acerca y pregunta a alguno: “que motor tienen que no hace ruido?”, “estan en una carrera?”, “ah funcionan sólo con viento?, “son regatas de veleros radiocontrolados, ¿y que es eso? Y se encuentra con que se le contestan todas sus preguntas con mucho entusiasmo y conocimientos y hasta se lo invita, si las circunstncias lo permiten, a operar uno de esos raros bichos que flotan allá lejos y que obedecen las órdenes que se le dan.

AA

Si el curioso se interesa, no sabe que está abriendo la puerta a un mundo mágico y extraordinariamente ecológico, sensitivo, científico, un juego de concentración, paciencia y de sano deporte…

Vamos por partes, ¿por qué es ecológico? Porque el único propulsor de los veleros radiocontrolados es el viento. Porque se mueve sin generar ruido y no genera gases contaminantes, no usa combustibles fósiles y no eyecta ningún elemento contaminante a las aguas. Por estos motivos entre otros las autoridades, nos dejan usar el Lago.

Es sensitivo porque timonear un velero y mucho más uno radiocontrolado, dado que no nos hallamos a bordo, requiere tener buena sensibilidad en los dedos y una aceptable vista para ver que sucede allá lejos en el velero. Aún para los que timonean veleros reales, timonear un velero radiocontrolado es otra cosa. Hay que adaptarse rápidamente a los cambios instantáneos de viento y reaccionar ante ellos, con los dedos en el aparatito que te cuelga del cuello, para que el velero radiocontrolado no se detenga y quede con sus velas flameando sin impulsar la embarcación. Para que el barco se mueva las velas (mayor la de atrás y foque la de adelante), deben estar permanentemente llenas de viento, pero en su ángulo correcto respecto de la dirección del flujo de aire.

AAAA

Por eso el velero radiocontrolado tiene dos accionamientos por servomecanismos, uno para el movimiento del timón de direccionamiento y otro para el accionamiento de los cabos que regulan el ángulo de ambas velas a la vez. Eso se regula desde el aparatito (transmisor) con botones y antenas que tienen los timoneles colgando de sus cuellos, y actúan en función de lo que ven que pasa a bordo de su barco a la distancia, en aguas del Lago.

 

 

 

¿Porqué es un juego de paciencia y concentración? La concentración juega un importante rol en el desplazamiento de un velero radiocontrolado, pero eso lo veremos en la próxima nota para continuar tratando este tema de los que se quieren iniciar en la vela radio controlada. Hasta la próxima.

 

Visítanos en Facebook: Flota Urquiza

Translate »