Historia

Plaza_Rubén_Darío_(AGN)

Descripción: Escolares de primaria lanzan veleros a escala en la fuente de Plaza Urquiza, hoy llamada Plaza Rubén Darío. Buenos Aires, Argentina.
Fecha: cercana a 1940
Fuente: Archivo General de la Nación Argentina


Regata de barcos a vela, Plaza Urquiza, 1937.
Documento Fotográfico. Inventario 154413.


Nota original autorizada su publicación por:

José C. A. Di Salvo disalvoj@imagen-net.com.ar

http://www.cibernautica.com.ar/historia_del_rg/index.htm

En Argentina había solo un barco que se realizaba en forma artesanal en pan y manteca para correr en la pileta; tenía 75cm de eslora y estaba inspirado en una clase francesa.

Enrique Saavedra, en 1950, construyó un barquito de 50cm de eslora con intención de acercar a los chicos a la construcción y navegación de modelos, pasan los días y  Juan Gherzi  le comenta  a su constructor; sería interesante agregarle a la eslora unos centímetros, cumpliendo la regla marinera de que cualquier diseño que navega bien en su dibujo original, mejora si se lo agranda; al ver lo bien que navegaba. Se pone manos a la obra y Enrique según consejo de Don Juan construye otro barco con 5cm mas hacia popa de la cuaderna maestra y 10 hacia proa, quedando el barco en 65cm. de eslora total, manteniendo proporcionalmente las formas del 50cm;  así nació el primer 65.

Varios años transcurren y el barco va ganando éxito, que estaba basado en  que no era ni chico ni grande y sus dimensiones daban con el largo de la pileta, para disfrutar una navegación con timón libre. Se podía transportar desarmado en el colectivo y entraba armado en cualquier automóvil. Tenia puntal limitado en la cuaderna maestra de 20cm y un aparejo limitado también en la altura del mástil en 90cm. con una superficie vélica de 2000cm con cortes rectos  sin balumas ni pujámenes con cuerda, dado que estaban culebreadas a las botavaras.

Pasan los años y el auge del plástico reforzado va tomando notoriedad en la náutica y se empieza a vislumbrar su acción sobre el G que es un barco que tiende a desaparecer merced a la notoriedad del M con timón de viento.

Entonces un grupo de aficionados viendo que los mas entusiastas en modelismo naval dinámico eran los llamados “tanos” de la pileta, los cuales se entretenían domingo tras domingo, sin importar la condición climática en  hacer navegar sus 65, dado que en la jerga nunca era llamado G, piensan en hacer un super barco para ir a vencer a estos muchachos de edad promedio en los 70 años.

En venta había en Europa el llamado ½ M que tenía 62.5cm de eslora, le faltaba muy poco para ser G. El barco original inglés era el SHORTBOAT. Se consiguen unos planos y se fabrica uno. Se le corta la quilla para obedecer  a los 20cm de calado etc. Aparejo con palo de aluminio y velas de nylon y un  tremendo timón de viento, colgado de la popa con una especie de batículo que hacia que el barco midiese la eslora, entre perpendiculares 65cm con 5mm de tolerancia., en los cuales estaba incluida también la defensa de proa.

De esta forma en el match  franco seria temible ya que podría izar Spy y en la orzada con el timón de viento y  el “vira vira” no habría problemas para correr el barco para dar el borde ni usar el famoso bastón, que también estaba reglamentado.

El barco se llamó “BAGAGE” por lo de bagayo, ya que era todo importado, desde el diseño hasta los materiales; para hacerle contra a algo Argentino y primitivo de los tanos, había que demostrar evolución.

 

El día del estreno fue estupendo, la brisa era permanente y daba para barlo, sota en todo el largo de la pileta. Cuando “los tanos” vieron  semejante preparativo, ya que el barco estaba sobre una cuna para ver como trabajaba el timón de viento antes de largar, solo algunos se animaron a hacerle frente con los viejos 65, comandados por el viejo sistema Braine.  Un dato: la notoria liviandad obtenida en la construcción en plástico contra  la tradicional en bloque de pan y manteca hicieron que esas diferencias fueran a parar al quillote. El quillote pesaba 1.750gr. Y el desplazamiento casi llegaba a los 2 kg. El dueño del barco era Francisco Urbistondo y timoneaba el barco Raúl Landó.

El que matrizó y laminó el barco fue Néstor Bettinotti.

Todo un éxito, a partir de allí, el hecho tenia intenciones de quedar en la historia, dado que era como haber realizado la despedida del barco y la clase pues todos corríamos en M y en otro escenario. Fue un grito tácito “BASTA DE 65” vamos a correr a lo grande.

 

En ese ínterin, rompen la pileta para hacer un monumento, así que al 65 se lo da por muerto y obsoleto. Ni el escenario quedaba ya.

 

Todo el modelismo naval competitivo gira alrededor del M, el cual evoluciona y del timón de viento pasamos a la radio, Aleluya!!!, se amplia el horizonte del escenario, ya que a la fecha debíamos  trasladar el barco a unas piletas que quedaban a unos 20Km de la capital (Ezeiza) armar todo de mañana y comenzar las regatas, desarmar los barcos y emprender el regreso.

Con la radio,  corrimos regatas en los lagos de Palermo, el Rosedal, el Planetario y por último conseguimos ir al Balneario Norte, un espejo de agua increíble y que ahora gracias  a la radio estaba a nuestros pies.


Tenemos que tener presente que para correr en M había que tener Radio Control y caja reductora, eso hacia que el espacio para la radio en un barco de competición fuese bastante generoso.

Uno de los pioneros también del modelismo radio controlado Jorge Hauret, conoce un amigo que se ha traído un modelo de Soling que mide en la clase M, lo matriza y comienza a ofrecerlo, el barco enseguida toma adeptos ya que en M se venia corriendo con barcos que habían nacido para el timón de viento y les habíamos adaptado la radio.. Nace el Soling Club, Raúl Landó es parte importante en esto también. El barco es concebido para Radio entonces se comienzan a ver diseños de M mas logrados pues es el barco a vencer.

La caja reductora estaba hecha de la que usaban las viejas cocinas domésticas que venían con espiedo, alguien se acuerda de esto?,  Se compraba el repuesto, que era la caja reductora al fin, sin motor;  la desarmábamos y la alivianábamos agujereando todo lo que se pudiera en la carrocería, le adaptábamos un motorcito que vendían en la famosa casa de la calle Talcahuano, marca IGNIS, que trabajaba con 6 y 8 volts, con carbones intercambiables y con el 2 servo fabricábamos con micro contactos de la época  el corte y pare con reversa de máquina para que filara y cazara; el aparatito famoso pesaba casi 800gr y tiraba 18 Kg, todo incluido con las pilas independientes que daban energía solo a ese motor. Después fue optimizado con un circuito impreso que Jorge Hauret mandó a construir expresamente y lo que era proporcional, se convirtió en digital y proporcional, todo una época, esta caja (invento argentino) venia en el Soling, que hacia que el barco fuese “diferente” a la hora de la maniobra ya que los otros barcos tenían cosas parecidas pero menos efectivas realizadas con   la caja reductora del “Rasti” por ejemplo. Eso hacia que en las viradas sacase diferencias a la hora de cazar y lo que medianamente le faltaba de velocidad lo compensaba, además de la mano del timonel.

Las pilas del motor de la caja reductora iban en la aleta de la quilla cosa que también formaran parte del lastre, cuando se corría con esta caja en 10 Rater, optimizando en parte la carga extra de peso.

Otra cosa que hacia valer el Soling era la confección de sus velas. Fuimos un día a la veleria del Toto Ferrero en busca de nylon de spi para fabricar las velas. Yo me sume, a la peregrinación,  ya que tenía M pero no Soling y quería también el preciado material, para mi barco. Entonces Toto preguntó porque no usábamos dacrón. Dijimos al unísono, demasiado grueso para un modelo; cuando el barco toma el franco la tela es tan gruesa que no quiebra y deforma la vela junto al palo. Aquí viene la genialidad del Toto, inventó la famosa bisagra, que constaba de lo siguiente; la vela se confeccionaba en un solo panel en dacrón tres milímetros mas chica en el gratil, allí le cocía una banda de nylon que guardaba la relinga embutida, cosa que hacia de bisagra ante la fortaleza de la tela. El resultado fue extraordinario, no usábamos baten, estaba confeccionada en tela de vela, mantenían una forma majestuosa y no infringíamos ningún reglamento. Toto, sentado en la máquina de cocer, en el viejo galpón, en persona nos coció la primera, como muestra de lo que nos explicaba. Compramos dacrón y nos fuimos frotándonos las manos.

Se había fundado un tiempo antes  la Liga Argentina de Modelismo Naval, primer club en Argentina en lograr su personería jurídica, de la cual soy miembro fundador.

Para ese entonces los clubes eran, el CAYM, la LAMN y el más nuevo SOLING CLUB. Dos de regata pura y la LAMN que tenía contemplado al modelismo naval en todos sus ámbitos. A mi me gustó siempre hacer también veleros a escala navegables y este club además de organizar regatas para las clases que se corrían organiza encuentros  de modelismo  naval. El RG65 puro de regata,  dado su competitividad, hace que se desvirtúen partes del barco en función de la performance y se permitan en la construcción velas de papel o cubiertas de contac, etc. Me gustan los barcos con aspecto de barcos. Hoy hay variantes constructivas, creo que sería algo para rever en la reglamentación, para mi gusto muy personal pero que comparto con algunos modelistas.

Comienzan las asperezas entre los clubes por fortalecer la construcción de barcos puros de regata y no híbridos, como estaba caratulado el soling por algunos.

Reabren la pileta y con ello la actividad vuelve a su escenario madre, pero limitada, ya que a los M les queda chica la pileta y  ni comienzan a tomar velocidad que ya hay que virar. Un domingo de Abril del año 1978 llega a la pileta Horacio Boleta, dibujante naval de la época y nos presenta a Raúl y a mi un barco modelo RC que había comprado en el exterior,  que no tenia mas de 75cm de eslora, era un semiescala, pero OH!!! sorpresa para nosotros;  manejaba la velas con solo un servo directo, SIN CAZAVELAS o WINCH SAIL como se fabricaban o vendían para los M, digo se fabricaban porque en Argentina, había que rebuscárselas fabricando todo para el yate modelismo dado que no llegaba nada para esta actividad que recién comenzaba.


Nos miramos con Raúl y nuestros pensamientos coincidieron, que tal un 65, estaba todo resuelto!!! La carrera fue vertiginosa, Raúl mas rápido que yo encargó al que había laminado la cáscara de aquel ½ M otro al que le pego en la popa un taquito de balsa para que midiese 65cm de eslora y le dejo el calado que tenia de origen que llegaba a los veintitrés centímetros de quilla, mas la obra del barco. Yo en cambio diseñe uno para tener la oportunidad de estreno y llegue dos semanas mas tarde a la cita.

El primer RG es de color verde, encargado de color verde pero ingles, pero el que hizo la mezcla del color le puso un poquito más de blanco y quedo color pistacho,  no había tiempo para laminar otro. Nombre del barco Lady Susan en honor a su señora.

Ese día de la botadura, 30 de Junio de 1978; era tanta la ansiedad que lo botó sin cubierta dado que había una tenue brisa.  Una racha inesperada hizo que el barco se hundiera y fuese rescatado por un pibe intrépido que se despojo de la ropa  y entro a la pileta en su busca.  La radio no sufrió ningún daño, milagrosamente, previo secado intenso con secador de pelo, mientras se disputaba Argentina – Holanda por el campeonato mundial de Fútbol.

Cuando Raúl Landó boto el primer RG, el CAYM expresó su verdad,  en su debido momento el Presi,  dijo «habría que HACER DESAPARECER todos los G y ahora también los RG, es una CLASE que lo único que hace es entorpecer el avance de los clubes»  era la época del despertar del M en Argentina como RM y este chico molestaba. Pero eso dio origen al ayornamiento del barco, se permitió el calado libre y que las velas mantuvieran la superficie de 2000cm pero se agregaban las cuerdas de las balumas y los pujámenes a la superficie vélica total y el mástil llegara a medir 1.10m.

Las velas tenían pie suelto y tenían que ser todos sus aditamentos fabricados de la misma tela, puños, galleta, etc. Pronto fuimos muchos mas los que teníamos RG que M

Se caratulo a la clase RG como la iniciadora de tu actividad modelística, era para “principiantes”… ya que la clase mayor era la M   

Pero igual la clase tomaba notoriedad y lo que había empezado casi en broma ahora se convertía en uno de los principales eventos. Comenzaron a dispararse diseños y nuevos timoneles en todos los clubes y algunos que ya no concurrían “volvieron” a la fuente, Roberto Rovere fue uno de ellos,  lo hizo con un modelo del “Mujercitas”, un diseño propio famoso también en su época y con la novedad que estrenó la vela mayor la mitad confeccionada en Kevlar, tela que recién salía. La mirábamos, la tocábamos y Roberto se reía al ver nuestras caras.

Un párrafo aparte merece la construcción de cáscaras para RG dado que se comenzó con pesos bastante importantes y ahora merced a los materiales nuevos y a la dedicación de sus constructores se ha logrado que las mismas pesen 250 gr., y a veces menos, en esto tuvo que ver y mucho Mario González  que laminó cascos para todos.

Corríamos 16 barcos, máximo permitido, no había mas canales disponibles, entonces el ingenio popular volvió a florecer, Raicin otro entusiasta comenzó a fabricar el famoso canal fantasma del cual ya él era poseedor y no lo entorpecían las ondas parasitas que generaba la famosa radio del Automóvil Club, que cuando estabas por dar la bolla o cruzar la línea de llegada, sass; interferencia y perdías.; anda  reclamarle a …..

Lo que fabricaba era el par de cristales en una frecuencia intermedia. Llegamos a largar 20 barcos, TODOS CONTRA TODOS, que regatas!!! Había que largar y saber largar bien sino, no pasabas a nadie. Luego ya ni los canales fantasma servían, éramos demasiados y  tuvimos que correr por series y lo que terminaba en una tarde se convirtió en una regata de TODO el fin de semana o de dos fines de semana para completar las series  y además supeditados al viento reinante o la inclemencia del tiempo. Un barco que admirábamos con Raúl era el de Miguel A. Lires, que era calmero y que largaba por popa una ola que lo empujaba  ferozmente, creo era diseño de Hosmann. 

Había llegadas no aptas para cardiacos, barcos casi a la par y no dos sino varios, y lo más notorio era que nadie se quejaba de que los números no se veían. Los barcos tenían el número original del barco en la vela mayor con tamaños reglamentados junto con las letras del país y la clase y en el foque el número personal del timonel. Eso hacia que si se vendía el barco, el número de vela era el mismo, se lo podía identificar y hacer la critica constructiva,  de la buena o no mano del nuevo timonel.

No obstante ello salieron a relucir en la transición los Soling, que dieron origen al SOLING CLUB, (motivo de otro cambio de pareceres contra su fabricante porque no era un M de calidad) por el cual; el RG Nº 1 fondeaba en el Soling Club, ya que junto con el Soling eran barcos no queridos.

Los clubes decidieron en la reunión de la FEDERACIÓN ARGENTINA DE YATE MODELISMO que los números de vela de los G y los RG fueran diferentes y así fue como empezamos el listado de timoneles,  Nº 1 Raúl Landó (Soling Club), Nº 2 Teo Suvigoy (CAYM), Nº 3 José C.A. Di Salvo  (LAMN), etc.,  en honor a los que tuvimos la suerte de ser los primeros en tener un RG.


Hoy día conservo el barco original obsequiado por mi querido amigo, del cual tengo uno de mis mejores recuerdos. Conserva el color original y la sigla en su popa SC (soling club) debajo de su nombre. Conservo también el primer aparejo, en nylon azul de tela de spy, con las botavaras de madera.


El CAYM decidió, CON LA PILETA EN VIGENCIA ir a correr al balneario Norte, recién remodelado y negó al  RG 65 y comenzó con el lanzamiento de otra clase la 10 Rater con radio, de la cual también forme parte del lote pionero y corrimos la primera regata tres barcos y el 1º Campeonato Rioplatense ya que vinieron a correr varios uruguayos.

Algunos modelistas junto con Raúl Landó por amor al barquito y la pileta, que tantos años y anécdotas brindo, fundaron la AGRUPACION RG 65 de la Argentina, de la que forme parte y guardo también TODA la papelería, como recuerdo y dato histórico ya que también luego fue disuelta en favor de la unión. El Soling Club también se disolvió.

Luego el M fue cayendo en popularidad, dado lo engorroso del tamaño y su alto costo,  inclinándose  la balanza al barco de 1 metro.

El RG continua más vigente que nunca. Hay nuevos clubes y todos organizan regatas para esta categoría dado la fama mundial que ahora tiene.

Visítanos en Facebook: Flota Urquiza
Translate »